El dios invisible que nadie ha visto o el amigo imaginario

 
En días pasados leí la historia de unos padres que estaban desconsolados y angustiados porque su niño de 10 años de edad siempre habla con un amigo imaginario. Según los padres su hijo tiene problemas sicológicos y necesita tratamiento médico o al menos ser visto y evaluado por un siquiatra. Los padres dicen que el niño le cuenta todo a su amigo, cuanto está triste o cuando está alegre, todo lo comparte con él, con su amigo imaginario.

Después de haber leído esa historia no fue difícil para mí compararla con la relación de los cristianos con el dios que no puede ser visto. La comparación es en términos de lo que es cada uno, el amigo imaginario no existe y el dios invisible tampoco existe, es por eso que ninguno de los dos puede ser visto físicamente, pero sí imaginado en la mente de las personas.

Un niño con un amigo imaginario hasta puede escuchar su voz cuando le habla, lo mismo pasa con el cristiano cuando dice que Dios le habló y le reveló tal y cual cosa. En la mente del niño, ese amigo es real y en la mente de los cristianos, su dios invisible también es real.  A ambos, al amigo imaginario y al dios invisible se les atribuye características de lealtad (siempre estará contigo, pase lo que pase no te abandonará), seguridad (no estás solo porque él siempre está contigo), confianza (le puedes contar todo y confiar en él), protección (cuida de ti y te entiende).

 

La gran mayoría de las personas que he escuchado hablando de niños en este tipo de situación, se refieren a ellos como “niños con problemas mentales”. Sin embargo, los cristianos le hablan a su dios invisible todos los días y nadie se refiere a ellos como “personas con problemas mentales”.  Los cristianos además de hablar todos los días con su amigo/dios imaginario comen a la mesa con él, lo sientan de co-piloto cuando van a manejar el auto, lo ponen a sujetar el avión cuando van de viaje, lo usan de abogado defensor, de juez, de médico, le piden regalos, dinero, una casa, y hasta lo imposible le piden porque según ellos para el dios invisible todo es posible.

¿Se imaginan ustedes qué pasaría si el niño convocara a una reunión de amigos y familiares para que todos hablaran con su amigo imaginario? Lo primero que dirían es que el niño está mal de la cabeza. Sin embargo, los cristianos constantemente convocan a círculos de oración con una cantidad enorme de personas para hablarle y pedirle a su amigo imaginario–el dios invisible. Y eso, señoras y señores, está correcto y además es obligatorio. En la biblia dice “orad sin cesar” o sea, que no pares de hablar con tu amigo imaginario—día, tarde y noche tienes que estar hablando con el dios invisible.


Según los cristianos ellos nunca están solos porque su amigo imaginario siempre está con ellos; como dejó dicho en su libro mágico conocido como la Biblia: “He aquí yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. ¿No se supone que médica y científicamente hablando las personas que siempre están acompañadas de su amigo imaginario, que lo ven, le hablan, y hasta le oyen hablar padecen de algún tipo de esquizofrenia?

Lo absurdo de todo esto es que los cristianos todavía no han podido mostrar ni siquiera una sola evidencia de que su amigo imaginario, el dios que nadie puede ver, exista realmente. Cuando se les pregunta cómo es su dios, te dan veinte mil respuestas, unos dicen que es hombre, otros dicen que es mujer, otros que es hombre y mujer, otros que es mitad hombre - mitad “dios”, algunos dicen que se manifiesta en diferentes cosas como una columna de fuego, la lluvia, una nube, un árbol, una flor, un relámpago, en la erupción de un volcán y mil cosas más. Un gran número de creyentes dicen que su él/ella/eso (léase “Dios”) no se puede describir porque no tiene forma, pero a la misma vez te dicen que él/ella/eso es todo en todo. Otros dicen que nadie puede ver a Dios porque caerían muertos al ver a él/ella/eso porque es demasiado santo y puro.
 
A la verdad que se complican la vida estos cristianos. Qué manera de justificar la ausencia de su dios. Eso lo que indica es que cuando ellos hablan con el dios invisible no saben a qué realmente le están hablando. Tal vez le hablan a la fuerza de gravedad, al viento, al calor, al frio, o tal vez a un gusano o una mariposa; con esa lógica cualquier cosa se puede esperar de ellos. En varias ocasiones le he preguntado a cristianos por qué razón ellos creen en algo que no existe y su respuesta ha sido básicamente la misma de parte de cada uno de ellos: “Tengo fe de que Dios es real y la lógica me dice que mi dios es invisible porque nadie lo ha visto”. Definitivamente que esa es una respuesta que provoca risa.

En fin, después de haber analizado el caso del niño que tiene un amigo imaginario y el caso del creyente que tiene un dios invisible, podríamos decir que el niño tiene sus razones para crear esa idea en su mente, pero el segundo caso, el del cristiano que no sabe si su dios es hombre, mujer, cosa o una mezcla de todo un poco, definitivamente que es una locura y carece totalmente de lógica y sentido común. Eso sí que es para preocuparse y para buscar ayuda sicológica o ser evaluado profesionalmente por un siquiatra.

 

Views: 113

Tags: amigo, dios, imaginario, invisible

Comment

You need to be a member of Atheist Nexus to add comments!

Join Atheist Nexus

Comment by 1311 on December 29, 2010 at 10:17am
Yo se exactamente de lo que hablas. Es que este mundo esta alrevez! Ellos son los que tienen que estar en un maricomio (mental house)!!!

Support Atheist Nexus

Donate Today

Donate

 

Help Nexus When You Buy From Amazon

Amazon

MJ

© 2014   Atheist Nexus. All rights reserved. Admin: Richard Haynes.

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service